CRIS JUÁREX

Duele más un machucón de puerta que un machucón de teta

Abr
23

Machucón de teta | Mastografía

El mes pasado me realicé mi primer mastografía, hasta antes de ese día tenía miedo de hacérmela, nada más errado que eso, pero no me culpo, antes de eso lo que sabía acerca del procedimiento de este importante estudio era básicamente nada, motivo por el cual tenía miedo, generalmente uno le teme a lo desconocido, y más si lo que se ha escuchado son frases como «Duele mucho», «No puedo pagarla» , «No quiero saber si tengo cáncer», etc, etc., pues bien, como dije al inicio, nada más equivocado que esto, y por eso, les comparto mi experiencia, para que a través de ella hagan el miedo a un lado y se la realicen.

Para comenzar, todas las frases que leyeron arriba son pretextos, porque para todas ellas hay una solución, ¿No puedes pagarla?, convengamos que no es un estudio caro y que por menos de lo que se gasta en una ida al cine para dos, con todo y palomitas, ya te pagaste tu estudio, eso sin mencionar que en octubre (el mes del cáncer de mama) hay campañas gratuitas para la realización de este estudio, así que no, esta razón no es válida; ¿No quieres saber si tienes cáncer? pues si lo tienes te vas a enterar, y seguro no será de la mejor manera ni el mejor momento, ya que puede ser que te enteres cuando sea un pocodemasiado tarde, así que tampoco es válida; ¿Duele mucho?, te aseguro que duele más un machucón de puerta, lo «doloroso» del estudio seguro que no tiene que ver nada, pero nada, con todo el dolor físico de las quimioterapias, con el desgaste de tu cuerpo, de tu mente, con todo el dolor que debe generar el cáncer antes de matarte, así que si me dicen que el umbral del dolor es diferente en cada persona, tienen razón, pero vamos, que son sólo 3 segundos por «machucón», en serio, porque si digo que son 5 ya siento que exagero.

La cosa fue así:
Al llegar se presentó conmigo la chica que me realizó el estudio y me explicó que el proceso podía ser un poco molesto pero que sería rápido, primero tomaría dos radiografías de mis pechos de frente y luego dos de costado, todas haciendo presión en ellos, y que sólo si era necesario realizaría otras tomas.

Me pidió que me quitara la ropa de la parte de arriba y me dio una bata para que me la pusiera, la bata no me parece necesaria, pero creo que la dan por un tema de pudor del paciente; luego pegó en mis pezones con cinta adhesiva médica un balín muy pequeño, uno en cada uno, y en seguida realizó las radiografías, ¿incómodo?, sí, ¿doloroso?, se los puse en el dibujito, del 1 al 10, un 7, nada que no pueda soportarse, sobre todo que sólo fueron 3 segundos. En total el estudio habrá durado 10 minutos, el trato fue siempre respetuoso y después del estudio seguí con mi rutina sin dolor ni molestia alguna.

Creo que deberíamos compartir más experiencias positivas respecto a la mastografía y no tenerle miedo, difundir lo contrario a esas leyendas urbanas que circulan por ahí, ser responsables de nuestra salud, hombres y mujeres.

¿Que aun no te decides si hacértela o no?, bien, te doy una ayudadita extra:
La mastografía no te mata, el cáncer de mama, SÍ.

¿Ustedes ya se la hicieron?, ¿aun no tienen 40?, ¡cuéntenme!

2

2 Responses to Duele más un machucón de puerta que un machucón de teta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *