Agradecer

Hace unos días Lau me compartió una publicación que decía:

Cuando dudes, haz una pausa
Cuando te enojes, haz una pausa
Cuando te canses, haz una pausa
Cuando te estreses, haz una pausa
Y cuando pauses, agradece.

Me pareció muy lindo, ese día, aunque no dudaba, ni estaba enojada, ni cansada, y tampoco estresada, pausé y di gracias. Se sintió bien.

Hoy lo retomo porque luego de que en estos días me han pasado algunas cosas que me han estresado y hasta entristecido, me encuentro con que las cosas positivas que llegan a mi vida y se quedan, son más, que las situaciones complicadas de lo que implica lo cotidiano del trabajo o la vida en general.

Si bien, la muerte me ha dejado huérfana de padre, de amigos y de amores, hoy, puedo agradecer por todo lo que me queda, que no es poco. Así que agradezco por:

Mi madre y su salud
Por mis hermanos, su salud y porque no les falta trabajo
Porque esta pandemia me ha dado más de lo que me ha quitado
Por mi compañero de vida, a quien amo y admiro tanto
Por las amigas que a pesar de la distancia no dejan de serlo
Por las personas que me rodean y cuidan de mí cada día
Por mi profesión, porque amo lo que hago y porque lo que hago lo hago con amor
Por el sol, la lluvia, el viento y las hojas de los árboles
Por mis manos, mis pies, y mi cuerpo, que es la casa de mi alma
Porque puedo ver, escuchar, hablar, amar
Por la comida que nunca me ha faltado
Por la casa que habito
Por mi gatita

Gracias.

1
Seguir leyendo

Cuarentena

50 días.

Tres libros, un curso de serigrafía, un plaquette a mi padre, mi cumpleaños, un e-commerce, varios burritos-piñata, un cartel a concurso, dos kilos menos, horas y horas de teléfono. Me cuesta tanto olvidarte.

2
Seguir leyendo